@import url("css/print.css"); @import url("css/style.css"); css/style.css" rel="stylesheet" type="text/css" media="screen,projection,handheld,tv">

La libertad, ¿es algo más que un espejismo?

12.01.2014 19:23

Fuente: Radio Bio Bio

 

En realidad, todos creemos tener bien claro lo que es libertad, pero llegado el caso, nos pasa lo mismo que con el concepto de tiempo, eso que llevo a que el sabio Albert Einstein, dándose por vencido terminara diciendo que tiempo, bueno, tiempo es lo que marca los relojes. Generalmente confundimos libertad con  autonomía, o con independencia para tomar nuestras propias desiciones sin que otras personas nos impongan condiciones para ello. Pero eso es ilusorio, ya que nuestras desiciones dependen por completo de nuestra percepción de lo que necesitamos o preferimos. Necesitamos tener información para poder tener una opinión, y claro, necesitamos tener una opinión para poder tomar una desición, osea para ejercer nuestra libertad. Nuestra libertad depende de la información verás que nos entreguen pero también depende de nuestra propia capacidad de entender esa información para decidir en forma racional e inteligente.

 

Otra posibilidad sería tomar desiciones en forma irracional, insitintiva o emocional, aplicando los valores morales o religiosos que tengamos, pero en ese caso tampoco estaríamos actuando en forma libre, pues, nuestras decisiones impulsivas emocionales o místicas actúan por mecanismos psicológicos que nos han sidos impuestos por el medio social y cultural en que vivimos, y esos mecanismos son muy poderosos y nos los instilan profundamente desde el momento en que empiezan a enseñarnos a hablar y quizás desde antes.

 

En realidad, los filósofos y los lingüistas llevan siglos trantando de discernir racionalmente el significado de la palabra libertad, desde que algun pensador griego hizo que escribieran en el frontis del Templo del Dios Apolo, la ya célebre frase"Conocete a ti mismo" La mayoría de los sabios creen que la libertad sólo puede emanar del conocimiento y de la inteligencia de la persona.

 

Escucha la crónica completa de Ruperto Concha a continuación: