La Hipoteca Inversa; el Nuevo Modelo de Esclavitud. O La Destrucción de la Herencia Histórica de Nuestros Padres.

La Hipoteca Inversa; el Nuevo Modelo de Esclavitud.  O La Destrucción de la Herencia Histórica de Nuestros Padres.
17.05.2013
Por Mario Paz, Secretario de Los Hijos de Mafalda

 

         El título de este artículo puede sonar grandilocuente, pero no deja de ser verdad lo que expondremos a continuación. Para quienes no están informados, existe un nuevo negocio que están implementando los Bancos del mundo y particularmente los bancos chilenos,  esta nueva genialidad es un nuevo tipo de “hipoteca”, que es conocido como “Hipoteca Inversa”, muchos podrán pensar que esta es una nueva modalidad de financiamiento bancario para la compra de una vivienda, pero los que piensan eso están equivocados.

 

         El nuevo gran negocio de los bancos, denominado “Hipoteca Inversa”, no tiene como objetivo prestar dinero para que usted se compre su casita, todo lo contrario, la idea de este tipo de hipoteca es que usted cuando muera le deje como herencia su casa al banco.

 

         La justificación para la hipoteca inversa, se explica porque hoy existen millones de personas mayores de 65 años, y más de la mitad de los adultos mayores, que se enfrenta a la pérdida de poder adquisitivo, ya sea por no contar con una pensión, por haber trabajado en la informalidad o que los recursos de su jubilación son insuficientes para mantenerse. Esta problemática irá en aumento dada la evolución demográfica del país y del mundo, provocando un déficit económico, ya que según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, el fondo monetario internacional, el banco mundial la OCDE y el banco europeo, todos ellos aseguran que la población seguirá envejeciendo por lo tanto dejarán de ser productivos.

 

         Frente a esta situación catastrófica, los bancos siempre tan caritativos han inventado una forma en que los mayores de 65 años no pierdan su poder adquisitivo, o sea no se transformen en pobres. ¿Cómo lo harán?, súper fácil, a estos viejitos y viejitas, se les ofrecerá la famosa Hipoteca  Inversa, la que es un esquema financiero mediante el cual las personas mayores de 65 años propietarias de un inmueble pueden acceder a un crédito, poniendo en garantía su casa. “En la mayoría de los casos se hace una valoración de la vivienda, y dependiendo de la edad de la persona y la esperanza de vida se va repartiendo el monto del financiamiento en mensualidades calculadas hasta el fallecimiento del contratante”, ésta modalidad es como la renta vitalicia.

 

¿Qué es la Hipoteca Inversa?

 

La Hipoteca Inversa es un producto financiero que lleva comercializándose en el mercado más de una década, pero debido a la situación actual, su contratación ha ido aumentando considerablemente.

 

Una de las peculiaridades de este préstamo hipotecario, es que está destinado a Personas Mayores de 65 años que sean propietarias de una vivienda, a través del cual las Entidades Financieras abonan a estas personas una Renta mensual, con la particularidad, de que la Persona Mayor no tiene que devolver las cantidades recibidas ni los intereses que se vayan acumulando, sino que la deuda queda aplazada al fallecimiento del contratante, momento en el cual se hace efectiva la hipoteca inversa, y la vivienda pasa a propiedad del banco contratante.

 

En resumen, los bancos le ofrecen una cantidad de dinero mensual a las personas mayores de 65 años, dinero que les permitirá vivir medianamente hasta el fin de sus días, pero este dinero no es gratis, ya que se lo entregan con la condición de que una vez ellos mueran su casa pasa inmediatamente a propiedad del banco que les prestó dicho dinero.

 

Ahora bien, esta Hipoteca Inversa responde a un conjunto de situaciones muy bien pensadas por los dueños de la economía mundial, ya que por un lado, efectivamente los adultos mayores tienen pensiones de hambre, es cosa de ver el caso chileno, donde en pocos años más el sistema de AFP., creara 4 millones de adultos mayores que con el dinero que percibirán de sus pensiones no les permitirá vivir dignamente, por lo mismo se tendrán que endeudar para vivir, y que mejor que optar por esta Hipoteca Inversa.

 

Con este modelito de Hipoteca, los bancos y los Estados en general enfrentan una crisis real asociada a la disminución del consumo interno de las naciones producto del aumento de los adultos mayores que ya no son productivos, fenómeno social que se traduce directamente en un bajo desarrollo económico de los países, transformándose en recesiones permanentes. La hipoteca inversa les permite a los adultos mayores mantener un nivel de consumo interno que no perjudique al modelo económico.

 

En segundo lugar, gracias a las bajas pensiones de los adultos mayores, la Hipoteca inversa le asegura a los bancos una cartera de clientes permanente e inacabable en el tiempo, ya que los mayores de 65 años no tendrán otra alternativa que optar a dicha hipoteca, pues, de otra forma se verán sumidos en la miseria.

 

En tercer lugar, la hipoteca inversa implica la acumulación por parte de los bancos no solo de viviendas, sino que también la propiedad del terreno donde ha sido construida la vivienda, lo que finalmente se traducirá en un nuevo proceso de acumulación de la tierra por parte de los bancos y entidades financieras.

 

En cuarto lugar, el hecho de que los adultos mayores opten por la hipoteca inversa, significa la destrucción de la herencia de nuestros padres, donde toda su historia plasmada en el esfuerzo fundado en el sueño de la casa propia, desaparece para siempre, no quedando un testimonio material de su existencia.

 

En quinto lugar, la inexistencia de la herencia expresada en la vivienda de nuestros padres, obliga a las nuevas generaciones a la consecución de una nueva vivienda, generándose una nueva cartera de clientes para los mismos bancos, que otorgan créditos para la compra de viviendas. Esto quiere decir que a los bancos nunca le faltarán clientes, es un círculo cerrado permanente en el tiempo, donde los únicos que gana son los bancos y entidades financieras.

 

En sexto lugar, queda establecido que los únicos que tienen derecho a la herencia histórica son las grandes familias dueñas de la tierra y del capital, que se han perpetuado por los siglos de los siglos, y si no nos cree, solo debe estudiar que son los mayorazgos y las vinculaciones. Los pobres, los trabajadores y el pueblo no tienen derecho a tener historia.

 

Finalmente y para que no se aburran, queremos establecer que este nuevo negocio implementado por los bancos, no es una situación casual, no es que se les haya ocurrido de repente, todo lo contrario, es una situación estudiada y pensada por los dueños del poder financieros hace ya muchos años.