El Neoliberalismo y La Maternidad en Chile.

El Neoliberalismo y La Maternidad en Chile.
29.03.2013
Por Mario Paz, Secretario de Los Hijos de Mafalda
 
 
Muchos pensarán que la ideología política y económica no afecta directamente a las personas, situación que se refleja directamente en el discurso de rechazo hacia la política y el poder, ello asociado a la concepción de que no importa quién gobierne, total “yo hago lo que quiero porque soy Libre”
 
Los que piensan así, están totalmente equivocados, la política y la economía efectivamente limitan nuestras libertades, tanto así que una de  las consecuencias directas de dicha política ha sido la disminución de la tasa de maternidad en Chile.
 
La tasa global de maternidad, ha descendido en forma importante desde 1962-1963, período en que llegó a la cifra de 5,4 hijos (as) promedio por mujer, para alcanzar en 2004 un valor de 1,9. Es decir, la fecundidad en el país descendió en aproximadamente el 65% en 42 años.
 
Se ha establecido que, “el mayor aporte porcentual al nivel de la fecundidad nacional en 2004 correspondió al efectuado por la población femenina con edades entre 25 y 29 años, que es un poco más del 25% de la fecundidad total de las mujeres en edades reproductivas de 15 a 49 años, por tanto, la fecundidad por edades a nivel nacional es de “tipo tardío”[1].
 
Ahora bien, el retraso en la maternidad, tiene consecuencias directas para nuestro país, ya se ha logrado establecer que, la edad de las mujeres es determinante para el aumento de los nacimientos de niños con síndrome de Down. Las estadísticas nacionales establecen que, “hoy nacen niños con síndrome de Down en Chile, más que nunca en la historia. Son 500 cada año y, si lo proyectamos a 20 años, serán tantos que llenarán el Estadio Nacional”[2]. La causa de este importante aumento de nacimientos de niños con síndrome de Down se debe principalmente a la avanzada edad en que las mujeres tienen a sus hijos en este país. Desde 1990, el grupo de madres mayores de 34 años en Chile, según datos del ministerio de Salud, creció en un 50 por ciento. La edad es el factor de riesgo más importante para el síndrome de Down: un tercio de los niños afectados nacen de madres de 40 años o más.
 
Las mujeres han retrasado su maternidad por diversos motivos, y uno de los principales es la inestabilidad económica. Ellas, las mujeres chilenas, se encuentran desprotegidas en diversas esferas del que hacer social y económico, sobre todo en el laboral, donde perciben ingresos un 20% inferiores a un hombre que realiza el mismo trabajo, además ellas deben trabajar más y mejor para demostrar que efectivamente merecen el puesto de trabajo, pagan cotizaciones más altas en salud por el hecho de ser madres, y reciben jubilaciones un 40% inferiores a los hombres. Además debemos agregar que, son las mujeres las que se quedan con los hijos cuando las parejas se separan. Esto quiere decir que las familias uniparentales en Chile encabezadas por mujeres son la mayoría.
 
Podríamos seguir enumerando otros problemas, asociados a la discriminación cultural y demases, pero para qué hacerlo. El tema es que en la medida que nosotros mantengamos el mismo modelo económico, social y cultural, esta situación se seguirá agravando, hasta el punto en que ya no habrá vuelta atrás. Es por esto que se hace urgente cambiar el modelo neoliberal existente y avanzar a la construcción del socialismo.
 
Si te interesa esta información difúndela y súmate al trabajo de Los Hijos de Mafalda.
 

[1]FECUNDIDAD EN CHILE SITUACIÓN RECIENTE. Instituto  Nacional de Estadísticas.  22 de noviembre de 2006. Página 17