“El crecimiento económico chileno, es sólo para algunos chilenos, que se hacen más ricos gracias a las crisis económicas”

“El crecimiento económico chileno, es sólo para algunos chilenos, que se hacen más ricos gracias a las crisis económicas”

Por Mario Paz, Secretario de Los Hijos de Mafalda

 

Vivimos en un país que se destaca por el alto nivel de información, esta fluye por los diversos canales de comunicación. Este gran cúmulo de información se acrecienta  sobre todo si ésta es de carácter económica, es así como diariamente nos bombardean con noticias sobre los éxitos económicos que se transforman en un aumento real y concreto de la riqueza de la nación. Riqueza que nos habla de un sistema político y económico exitoso, dándonos a entender que esta gran abundancia, es patrimonio de todos y, por lo tanto, seremos receptores de un pedacito de dicha riqueza.

 

La información del crecimiento económico, nos da a entender que los chilenos somos exitosos, en comparación con todos nuestros vecinos que están sumidos en crisis políticas, económicas e inflacionarias. De manera que, las noticias de que nuestros bancos han sido la estrella del trimestre, ya que han alcanzado utilidades cercanas a un 30%[1], son indiscutible, claro está, que dichas ganancias se sustentan principalmente por el “aumento de las tasa de interés y comisiones netas cobradas por dichas entidades financieras”.

 

Según esta información, ahora entendemos que la riqueza acumulada por los bancos, se explica por el aumento de las tasa de interés y comisiones netas, y como consecuencia directa de esta acción, el Banco de Chile al comparar las ganancias del mes de abril de 2013 con las de 2014, puede asegurar que obtuvo utilidades un 8% superiores, al igual que lo hace el Banco BCI, que en el mismo periodo sumó un 76,5% de ganancias, por su parte CorpBanca en el mismo mes obtuvo utilidades de un 57,5%, y el Banco Santander logró utilidades de 46,4% para el mismo periodo[2].

 

Un ejemplo claro de cómo la riqueza acumulada por los bancos se debe específicamente al aumento de las tasa de interés, lo encontramos en una investigación que realizó el SERNAC, donde logró establecer que: de un crédito hipotecario de UF 1.500 (75% del valor de una propiedad de UF 2.000) a 20 años plazo, como puede ser un departamento DFL2 nuevo en la Región Metropolitana, el costo total de dicho crédito hipotecario, se explica en un 61,7% por el capital y un 33%[3] por los intereses, a lo que debe sumar también los seguros y los gastos operacionales.

 

Una segunda noticia que nos hace ver a los chilenos como exitosos, son los millonarios ingresos de las ISAPRES, las que acumularon más de $40 mil millones en utilidades netas sólo hasta el mes de junio del presente año. Estas millonarias ganancias, “se sitúan como las mayores en casi una década, debido al reajuste de la prima GES, y al alza de los precios de planes y aumento de las cotizaciones”[4].

 

Las AFP, por su parte, también se sitúan entre las empresas más exitosas del primer semestre, ya que declaran que, las utilidades de Planvital y Modelo, registran aumentos por sobre el 60% en el segundo trimestre del año, mientras que AFP Capital duplicó al totalizar $16,4 mil millones[5] de pesos (estos en realidad son 16 billones de pesos).

 

Los resultados antes expuestos, explican el por qué Chile ha sido uno de los países de América que ha tenido el crecimiento más consolidado de la riqueza, por lo tanto, también se explica, el por qué en nuestro hermoso país existen 7.700 familias que poseen “activos líquidos invertibles” superiores a $1 millón de dólares, y que en conjunto estas familias concentren cerca de $90 mil millones de dólares. Más aún, esta información nos viene a clarificar, el por qué de estas 7.700 familias, solamente 60 de ellas posean una riqueza mayor a $100 millones de dólares, con un patrimonio acumulado de $60 mil millones de dólares[6].

 

No podemos desconocer que estas familias son exitosas, éxito que se debe a su inteligencia superior y capacidad de hacer negocios, o por lo menos eso nos quieren hacer creer por la información que entregan los medio de comunicación masivos, y gracias a este tipo de noticias, gran parte de nuestro pueblo así también lo cree. A pesar de dicha información, el cuento es absolutamente diferente. Para demostrar la falsedad de dicha información, tenemos el cas o del grupo Angelini, propietario de multimillonarias empresas pesqueras, empresas que en la práctica desarrollan una competencia desleal en el mercado pesquero, ya que es subsidiada por el Estado chileno. En este marco, en contraste nos encontramos con las Pequeñas, Medianas y microempresas o  Pymes, que por el contrario no son subsidiadas por este mismo Estado, quienes ya tuvieron que pagar en promedio por la licitación del 1% del jurel ocurrida este año un total de $52.524[7]de pesos por tonelada; en comparación la gran industria pesquera gracias al subsidio Estatal, sólo canceló $12.118 por el mismo porcentaje de pesca, esto quiere decir que, los medianos, pequeños y microempresarios pagaron $40 mil millones de pesos más por la misma cantidad de jurel. Claro, si los Angelini junto a la familia Lecaros Menéndez, se ahorraron $40 mil millones de peso por tonelada de jurel, es fácil comprender como ellos son parte de las 60 familias más ricas de Chile. Finalmente, el subsidio a la gran industria pesquera por esta licitación sumó más de $143 millones de dólares. Así quién no se hace multimillonario. Este hecho concreto, desmiente un elemento central de este modelo de dominación, ya que destruye el “sueño Americano”, que nos asegura que a fuerza de trabajo algún día llegaremos a ser tan ricos como los más ricos.

 

Es importante señalar, que en el caso de las ISAPRES debemos saber que, en primer lugar, los propietarios de estas empresas aseguradoras son parte de las 60 familias más ricas de nuestro país. A pesar de ello, las ISAPRES, no dejan de ser un caso particular, ya que son empresas donde las personas se asocian libremente, y por lo tanto, los cotizantes tienen el derecho de desvincularse cuando ellos lo estimen conveniente. Estas empresas aseguradoras, también son subsidiadas directa e indirectamente por el Estado chileno. En este sentido, el primer subsidio es la entrega de dinero directamente de parte del Estado, cuando éste les compra directamente horas cama a las clínicas que son propiedad de estas mismas empresas; un segundo subsidio es la atención que realiza el sector público a los afiliados a estas entidades, atención que por lo general no es pagada por las famosas ISAPRES, y un tercer subsidio entregado por nuestro Estado, y que finalmente evita que los afiliados a estas aseguradoras no se retiren y comiencen a cotizar en el sector público, es la mala, ineficiente, insuficiente e indigna atención que entrega el servicio público de salud chileno. Pregúntese usted, si prefiere vivir bajo la promesa de cuando se enferme, por el hecho de estar en una ISAPRE, recibirá atención oportuna, digna e inmediata, o prefiere vivir bajo el temor permanente de cuando se enferme tendrá que esperar horas interminables para recibir atención médica.

 

Usted se preguntará dónde está el beneficio que entrega nuestro Estado, el subsidio está en la indolencia de nuestro Estado, que mantiene al sistema público de salud en las condiciones que todos conocemos. Piense usted, si en primer lugar, la salud fuera un derecho asegurado, las ISAPRES desaparecerían. Imagínese que la salud entregada por el sistema público, fuera eficaz, a tiempo, universal y masiva, aunque tuviera un costo, un porcentaje importante de los afiliados a las ISAPRES, se trasladarían al sector público, haciendo desparecer a estas aseguradoras y matando el negocio de los grandes empresarios chilenos.

 

Luego de esta información, más de alguien se preguntará, ¿por qué nuestro Estado no mejora la salud pública?, la respuesta es sencilla, el Estado chileno es propiedad de los grandes grupos económicos nacionales y trasnacionales, o sea es propiedad de las 60 familias más ricas. Con este hecho se explica el por qué el Estado chileno no mejora la salud pública, ya que sería un mal negocio para los empresarios aseguradores, por lo tanto, estas 60 familias empresariales verían disminuido sus ingresos, en consecuencia perderían su poder.

 

Finalmente, encontramos el caso de las AFPs, empresas muy conocidas por todos nosotros, y que hoy informan que han aumentado sus ganancias en un 60% con respecto al periodo anterior, incluso una de ellas ha doblado sus ganancias para el primer semestre del presente año. Esta información, nos genera una interrogante, ¿estás ganancias serán traspasadas a los cotizantes, o gracias a estas ganancias nosotros, recuperaremos el 40% de nuestros ahorros previsionales perdidos en los años anteriores? La respuesta es un rotundo no, negativa que es muy fácil de explicar, el éxito económico no es para nosotros, el pueblo, es sólo para estas familias privilegiadas que concentran el poder y la riqueza, y que además son dueñas del Estado chileno.

 

Como el artículo lo expone, se nos quiere hacer creer que somos un país exitoso y rico, claro, no lo negamos, pero dicho éxito y riqueza es sólo para algunos privilegiados, como los Angelini, los Lecaros Menéndez, los Matte, Larraín, los Luksic, los Botin, los Saieh, los Paulmann, los Marín Correa, los Cuneo, los Hurtado Vicuña, los Yrarrázabal, los Fernández, los Claro, los Ponce, entre otros.

 

Este éxito, no se debe solamente a que ellos se apropian de la riqueza que genera nuestro trabajo, también se han apropiado de los recursos naturales, como la tierra, la pesca, el cobre y todos los minerales; ellos son los propietarios también de la política, en consecuencia, son propietarios de las leyes, por tanto, del Estado. En consecuencia, cuando nos quieren hacer creer que somos un país exitoso y rico, lo único que están haciendo es reírse en nuestra cara, de la ignorancia a la que nos han sometido, se ríen ya que están seguros que viven en un país que tiene un pueblo tan empobrecido que incluso ha perdido las ganas de luchar por lo más básico, que son sus derechos.

 

Contracara: “Crisis Económica y Riqueza”


Las grandes y multimillonarias ganancias que las diversas empresas nacionales aseguran que han obtenido en los primeros 6 meses del presente año, tienen una condición particular, ya que se han producido justo en el momento en que nuestro país ha comenzado un proceso de desaceleración económica o enfriamiento, como a algunos economistas les gusta decir, y justo en ese momento, cuando nuestra economía comienza a caer ellos comienzan a ganar más y más dinero, ¿no es paradójico esto?
 

Este enfriamiento económico o desaceleración, nos debería hacer creer que todos los chilenos deberíamos sufrir producto de dicha situación, pero la realidad es contraria, efectivamente el 99% de los chilenos veremos cómo nuestra economía y nuestros recursos comienzan un paulatino proceso de disminución, pero como ya lo hemos planteado, paradójicamente el 1% restante seguirá aumentando su nivel de riqueza, por lo tanto, aumentado sus utilidades y ganancias.

 

¿Cómo ocurre esto?, se podrán preguntar ustedes. La respuesta es complicada y a la vez muy fácil. En primer lugar, las crisis económicas son un mecanismo de contención y dominación de la población, y quienes ejecutan esta política de contención y dominación de la población, casualmente son los mismos propietarios del Estado, o sea las 60 familias más poderosas de nuestro país, que son finalmente un grupo muy reducido de empresarios, que recuerdenlo bien, nunca han dudado en mandarnos a nosotros el pueblo al sacrificio para beneficio propio.

 

No nos detengamos más, y pasemos a describir la crisis económica que está viviendo nuestro país. Para ello, debemos recoger la información que está escandalizando a los economistas, la que hace referencia al desplome de la formación bruta de capital fijo (FBCF), la que se explica específicamente por la caída de la inversión en maquinarias y equipos, la que disminuyó más de un 21%. Al mismo tiempo, se ha producido una disminución en el sector construcción y obras la que sumó un 0,5%. Así, la inversión en capital fijo, en términos reales se redujo a 23,8%[8] del producto, la cifra más baja en los últimos seis trimestres o año y medio.

 

A la disminución de la formación bruta de capital fijo, debemos sumar la disminución sistemática de la demanda interna y externa, hechos que seguirán profundizándose. Estas noticias, son muy graves, ya que significa que nuestros compatriotas, vecinos y amigos, incluso nosotros mismos, comenzaremos a perder nuestras fuentes de trabajos, lo que se traducirá en un aumento de la cesantía, que traerá como consecuencia el aumento de los niveles delictuales, y una mayor concentración de trabajadores en el sector informal de la economía, redundando todo en un nuevo proceso de empobrecimiento de todos los chilenos.

 

Ante esta situación, nuestro Estado, como se podrá entender, no se quedará con los brazos cruzados mientras ocurre esto, por lo tanto, ya ha tomado las primeras medidas para enfrentar la crisis, por lo mismo, “el gobierno para retomar el dinamismo económico, que tiene como ejes principales la capitalización de BancoEstado por $450 millones de dólares, más la capitalización de Fogape por $50 millones de dólares, que van a permitir que BancoEstado pueda entregar créditos para las pequeñas y medianas empresas por $ 1.500 millones de dólares y créditos para la vivienda por $ 2.000 millones de dólares, es decir, estamos hablando de un aumento en el crédito que está en torno al 1,5% del PIB”, además, se creó un “plan de infraestructura por cerca de $ 28.000 millones de dólares programados para los próximos años, que va a generar no sólo dinamismo económico, sino que también fuentes de crecimiento para nuestra economía en el futuro. De igual modo, el gobierno destacó que tanto los $1.500 millones de dólares comprometidos en la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento, como la baja de tasa impulsada por el Banco Central generará el estímulo monetario necesario para fortalecer la inversión[9]”.

 

Las medidas antes anunciadas, no son las primeras que se están tomando para enfrentar la crisis económica que dio inicio en el año 2007, pero son las primeras de esta nueva recaída. De lo ya expuesto, podemos destacar la agenda de crecimiento que establece un plan de infraestructura, la que es totalmente necesaria para el desarrollo y el proceso de industrialización, industrialización  que nosotros pretendemos ejecutar para cuando nos tomemos el poder.  El problema de esta agenda de crecimiento es que, todos estos recursos serán canalizados vía empresa privada, y no han sido considerados como una herramienta de crecimiento real y concreto, ya que este programa de recuperación es una respuesta que sólo viene a dar respuesta a las exigencias realizadas por la Cámara Nacional de la Construcción el año recién pasado, por lo tanto, esto no deja de ser un subsidio a las empresas constructoras, destinados a hacerles ganar dinero en un periodo de crisis económica.

 

Lo peligroso y crítico de este paquete de medidas, es que las políticas destinadas a enfrentar la crisis es más de los mismo, específicamente es más endeudamiento, más dinero para el préstamo, no es más, que las nuevas cadenas destinadas a aumentar el nivel de control de la población, en consecuencia esta crisis sirve para profundizar el nivel de endeudamiento de nuestro pueblo, endeudamiento que es la fuente principal de la ganancia de los bancos, que son propiedad de las 60 familias más ricas de Chile.

 

De toda la riqueza que generamos nosotros, el pueblo, y que por esas casualidades de la vida, algo de ella queda en nuestras manos, finalmente esas últimas migajas también son apropiada por los empresarios, gracias a que nuestros salarios no nos alcanza para satisfacer nuestras necesidades más básicas, por lo tanto, el salario no nos permite terminar el mes y pagar todas nuestras deudas, por lo mismo, nos vemos en la obligación de solicitar nuevos créditos o prestamos, que tienen asociados más cobros de interés y comisiones, que nuevamente, nos mantienen endeudados por un largo periodo de tiempo, tiempo en que ni se nos ocurre organizarnos y pelear por nuestros derechos, ya que si peleamos podemos perder la pega, y si perdemos la pega, no podremos pagar nuestras deudas, y si no pagamos nuestras deudas, los mismos bancos nos rematarán nuestros bienes y nos quitarán hasta la casa, y quedaremos desamparados y pobres,  y pucha que es malo ser un pobre esclavo.

 

“El Mayor Compromiso Con Nuestro Pueblo Es La organización.

Súmate Al Trabajo de Los Hijos de Mafalda”

 

Para descargar este artículo en formato pdf, pinche aquí.

 

 

[2]Diario Financiero 10/06/2014. Página 20

[3]http://www.estrategia.cl/detalle_noticia.php?cod=101065&sec=11

[5] bis

[6] http://siprestamos.com/sin_credito/%C2cu%C3%A1les%20son%20los%20activos%20invertibles%20/

[9]http://www.estrategia.cl/detalle_noticia.php?cod=100700