¿SABÍA USTED QUIÉNES SON LOS QUE GANARON LA “GUERRA DEL PACÍFICO”?

¿SABÍA USTED QUIÉNES SON LOS QUE GANARON LA “GUERRA DEL PACÍFICO”?
Por Mario Ramírez Flores, Militante de Los Hijos de Mafalda.
 
“TENIENTE.-…la guerra no la vamos a ganar nosotros…los ganadores serán los ingleses…o los yanquis…esta guerra la ganarán Gibbs y Compañía…o Dreyfus…o cualquiera de esos…es una cuestión de plata, capitán…no de honor…”. (Personaje del filme chileno “ Caliche Sangriento” (1969), de Helvio Soto).
 
En estos días, cuando escucho en la calle o en el trabajo hablar de "Glorias navales" logradas por la armada o marina Chilena, en la mal llamada "Guerra del Pacífico", asegurando haber obtenido una honorable victoria para nuestra nación y su pueblo, yo me pregunto si se referirán a las glorias y al triunfo de los empresarios chilenos, ingleses y alemanes que terminaron quedándose con el salitre del pueblo Boliviano y Peruano; yo me pregunto si al hablar de "defensa de la patria" se referirán a la defensa de los intereses económicos de estos mismos empresarios (los Chilenos Agustín Edwards Ossandón, Melchor Concha y Toro, José Santos Ossa, Enrique Walker, Julián Riesco, Rafael Larraín y los Ingleses Anthony Gibbs, John Thomas North y Robert Harvey), que financiaron la guerra y mandaron al pueblo al matadero, para luego ellos quedarse con el salitre, que antes de su disputa, estaba principalmente en tierras bolivianas y peruanas, que ya en 1863 y 1868 estaban siendo acaparadas por la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta y la Sociedad Exploradora del desierto de Atacama, respectivamente, en donde participan los empresarios mencionados anteriormente.
 
Lo que si me puedo responder con seguridad, es que el concepto de patriotismo que conciben los/as que hablan de "las glorias navales" y "el triunfo de Chile" en la guerra del salitre, es consecuencia del tremendo desconocimiento de los intereses y conflictos históricos entre una y otra clase social; entre la clase que se ha servido del estado y su milicia para apropiarse, a sangre y fuego, de las riquezas de todo un pueblo, y la clase trabajadora (chilena, boliviana y peruana) que ha generado la riqueza y ha extraído, hasta el día de hoy, un mineral del cual nunca ha podido obtener justo beneficio. Una de las causas de este brutal desconocimiento expuesto anteriormente, es que estas consignas chovinistas patrióticas están fundadas, en el mejor de los casos, en la lectura de manuales y textos de estudio escritos por historiadores que pertenecen, o están emparentados, a la misma clase social que históricamente se ha apropiado de las tierras y sus recursos naturales pertenecientes al pueblo y los trabajadores. En consecuencia, la historia que ellos escasamente consideran, es la historia escrita con la ideología y los intereses de quienes realmente ganaron y se beneficiaron de la "guerra del pacífico" (guerra del salitre), que son un grupo reducido de familias pertenecientes a la oligarquía terrateniente- bancaria- feudal de nuestro país, es decir, la historia de los los Edwars Ossandón, los Larraín, los Concha Y Toro, los Puelma Castillo, los Ross, los Santos Ossa entre otras. En definitiva, es la historia de la ultra derecha, la historia de los enemigos del pueblo, que enarbolan la bandera del honor y el patriotismo confrontando a muerte a pueblos hermanos para provecho propio, para beneficio de su único sentido de patria: la acumulación y concentración de riqueza ilimitada.
 
Concluyendo, si tenemos que establecer ganadores y perdedores en la guerra del salitre, podemos decir concretamente que, los ganadores son un grupo pequeño de empresarios de la rancia oligarquía Chilena e inglesa, mientras que los perdedores fuimos nosotros, los trabajadores  y el pueblo, que hasta el día de hoy y después de sufrir sucesivas masacres, vemos como los empresarios nacionales y extranjeros se llevan nuestro salitre, nuestra plata, cobre, molibdeno, litio, entre otros recursos naturales provenientes tanto de la tierra como del mar. 
 
“TENIENTE.-…Se trata de pelearse por nuestras riquezas capitán…ellos [empresarios, banqueros chilenos y extranjeros] se quedan con el guano y el salitre pero los muertos los aportamos nosotros [el pueblo chileno, peruano y boliviano].”  (Personaje del filme chileno “Caliche Sangriento” (1969), de Helvio Soto).
 

Referencia Bibliográfica

 
Para descargar este artículo en formato pdf pinche aquí